31.8.08

Tables, they turn sometimes

.
- Es curioso
- ¿Qué?
- El camino de vuelta
- ¿Es curioso el camino de vuelta?
- Sí… Bueno, no éste… Todos los caminos de vuelta, supongo
Ella le miró interrogante
- Me refiero a que, a pesar de ser el mismo que el de la ida, siempre es diferente
Ella no acertó a preguntar por qué y él no supo explicárselo.

A ella le parecía todo más o menos igual. La tarde-noche seguía siendo apacible, los coches paraban en los semáforos en rojo, había varios grupos de viejecitos sentados en los bancos del paseo y los turistas se hacían fotos en la plaza de Colón. Exactamente igual que a la ida, sólo que más tarde y con rostros distintos. Habían charlado durante horas en una mesa del Café Gijón. Ella le había contado historias de viejos cafés, del Madrid de Valle-Inclán, de Galdós, de Frascuelo y el Lagartijo, de la Duquesa y él, sus planes mientras garabateaba en el reverso de un billete de autobús.

Lo pensó detenidamente mientras esperaban para cruzar la calle.
Su dibujo también tenía un camino
.

30.8.08

.
Sobre la mesa el café seguía enfriándose, perdiendo su transparencia. La tierra giraba sobre su eje, la luna alteraba de forma secreta la fuerza de la gravedad y decidía las mareas. En medio del silencio, el tiempo transcurría y los trenes pasaban de largo.


sauce ciego,
mujer dormida

Haruki Murakami
.

29.8.08

Me rindo

Y mira que me jode, pero me rindo
Estoy harta de cargar con mochilas que no son mías
Quizás debería ser más fuerte, pero es un hecho que no lo soy
Estoy cansada
Me duele la cabeza
Tengo los ojos hinchados
Hace semanas que no duermo
Me siento estúpida
Vivo enclaustrada
Y, además, ya he perdido demasiado tiempo

Ingenua
Miro hacia arriba
Confío siempre en encontrar un camino adecuado
Sé que tengo los besos y abrazos que necesito
Y sigo repitiéndome a mí misma aquello de
"no importa, de peores hemos salido"
Intento no perder la sonrisa
Pero estoy agotada
y hasta aquí llego
Es bonito lo de ser capaz de nadar contra la corriente
pero yo no tengo fuerzas,
no soy capaz
y la suerte no me acompaña (casi) nunca

Necesito perderme del mundo
Tengo muchas ganas de ir a París
(quizás en otoño me escape)
Quiero subir a lo alto de la Torre Eiffel,
sentarme en el suelo
y cerrar los ojos...
.

27.8.08

.

.
Porque, a veces, necesitamos un punto de apoyo, mirar hacia arriba y, aunque se vea el cielo un poco color de hormiga, saber que antes o después se encenderá una luz...
.
De mi colección de farolas... Madrid... Plaza de Cibeles

.

24.8.08

efecto dominó

.
.
Decía Ramón Gómez de la Serna que "el mejor destino de un hombre es ser supervisor de nubes tumbado en una hamaca". Viendo esta luna sobre Madrid desde mi ventana se me ocurre una alternativa mejor. Habla de piezas que caen en cadena... efecto dominó...
.
seis doble
"cómo vamos cayendo día tras día y noche tras noche en la misma cama, tablero donde siempre ganamos"
.
seis·dos
y tumbados esperar el amanecer mientras nos convertimos en supervisores de luces nocturnas acunados por la luna
.
dos·uno
y mirarnos en horizontal y encontrarme contigo y tu conmigo
.

19.8.08

conmigo misma... que es casi lo mismo que sin mí

.
Sin prisa y casi sin aliento
Caminando despacio
Apareces como siempre con las manos en los bolsillos y arrastrando los pies
Justo a tiempo para enfriar un café recién hecho
Con tus manos abrazando la taza
Soplo a soplo
Beso a beso
Y me hablas de la vida
Del futuro
De la inconsciencia
Y te crees el pesimismo de Schopenhauer como una verdad matemática
Y abres un libro cualquiera por una página cualquiera
Y lees un fragmento cualquiera
Y te empeñas en tomarlo como una señal, pero no una señal cualquiera:
“Sólo la felicidad podía venir de la inconsciencia y de la locura”
Y te conviertes en acróbata sin licencia
Y haces malabares sobre un cuerpo desdibujado
Y empieza a no importarte la gravedad
Ni las caídas
Ni los golpes
Sólo subir y bajar en el tiovivo que forman los pliegues de su piel
Sólo dormir al compás de los movimientos de su corazón
Sístole-diástole, sístole-diástole, sístole-diástole
Sólo acunarte en el hueco de su espalda

Mantener el equilibrio
Y yo te observo desde lejos
Tan arriba

Tan lejos de mantener los pies en tierra firme
Y te veo balancearte sin red
Y casi sin miedo
Y pienso que te ha poseído la locura

Que quizás ahora seas feliz
.

16.8.08

desvaríos varios

.
Empecé la mañana escribiendo quince líneas. Escritura automática, esta vez en lenguaje binario, diferente a ceros y unos, pero binario al fin y al cabo. Lo leí y pensé: desvaríos varios y decidí titularlo así. Y, después de todo, de empezar a escribir por el final y terminar en el principio dando la explicación, plasmar esas quince líneas ha sido el menor de los desvaríos de esta mañana de sábado. El resto está a continuación, pero no hace falta leerlo. La conclusión está clara desde ya: debería dormir más.

Aún no he contado nunca las veces que desvarío al cabo del día, pero probablemente sean muchas, tantas que a las conscientes hay que sumar las inconscientes, las buscadas, las irremediables, las inevitables, las que se prestan a ello y hasta las que no. Sí, muchas es un número que se acerca bastante. Y ahora que caigo en la cuenta creo que tampoco sé muy bien cuál es el significado exacto de la palabra, si es que las palabras tienen un significado exacto, cosa que dudo, por mucho que los académicos se empeñen en ganarse el pan con ello. Lo pienso detenidamente, curiosa forma de vivir, inventando utilidades, nombres y referencias para cosas que no existen o que si sí existen, son tan arbitrarias que podrían ser de otra manera y no cambiaría nada. Menos mal que a doble golpe digital (de dedo y de tecnología) la señorita RAE viene presta a echarme un cable, siempre tan cumplida, tan dispuesta, y esta vez hasta me gusta lo que dice primero: “Delirar, decir locuras o despropósitos” y me lo quedo (yo soy mucho de quedarme sólo con la parte de las cosas que me interesa, egoísmo, supongo, aunque prefiero llamarlo supervivencia). No sé si a alguien más le pasará, pero, por lo general, lo que esta señorita me dice acerca de las palabras no me acaba de convencer nunca y eso que lo utilizo siempre como arma arrojadiza en las conversaciones. Supongo que es cierto eso de que asignar significados, al igual que pasa con los calificativos, es cercar a las palabras, ponerles una barrera no-física infranqueable. Eso o que simplemente se desgastan y llega un momento en que ya no dicen lo que dicen, sino todo lo contrario o algo diferente. Pero hoy eso importa poco, porque lo de delirar me ha gustado, me pongo el cerco y me lo aplico. Y viene la señorita RAE y me dice que delirar es “Desvariar, tener perturbada la razón por una enfermedad o una pasión violenta” y me pregunta si estoy segura de que deliro. Y yo ya no lo sé, porque en el cole me enseñaron que no se puede definir una palabra utilizando la misma palabra en la definición. Si desvariar es delirar y delirar es desvariar, creo que sigo sin saber qué es lo uno y qué es lo otro. ¿Será que tengo perturbada la razón? ¿Tener perturbada la razón es lo mismo que estar loco? Porque en ese caso, el mundo es maravilloso.



Te dejo
Que borres el frío de mis brazos a base de los abrazos que quiero darte
Soy impertinente
Y me empuja tu mirada
Acera tras acera
Tras una curva inesperada que termina en infinito
Justo donde sólo llegan nuestros besos
Una de esas noches que comienzan y nunca sabes cómo acaban
Sí, lo sé
Hay seres humanos imprescindibles en determinadas situaciones
Como tú y como tú y también como tú
Puede que, incluso, como yo
El mundo es un puto milagro
Pero, a veces, viene con advertencia de despedida
No te vayas nunca, no te muevas, no cambies, permanece siempre, justo como estás ahora

.

14.8.08

contando cuentos

.

- Te voy a contar cómo termina tu cuento
- ¿Has leído el final?
- No, vamos a escribirlo juntos
.

13.8.08

títeres, ¿de qué o de quién?

.

Dicen que lo que uno quiere no siempre importa, que, a veces, el destino quiere algo distinto y que, entonces, puedes huir, pero no esconderte. Yo creo que, a veces, simplemente resbalamos al ritmo desacompasado del sístole y el diástole de nuestro corazón. Puede, incluso, que una de las cuerdas de las que pendemos alguna vez se quiebre por esa levedad que acompaña intrínseca a nuestro ser desde el momento en que el titiritero, sea quien sea, nos pone en pie. Es en ese vaivén producido por la incertidumbre de la caída o no donde sentimos al Miedo pisarnos los talones. Pero es también en ese vaivén, un paso por delante siempre de nuestro perseguidor, donde suceden las cosas importantes.
.

12.8.08

madrugada

.
Llora el cielo de madrugada, ingenuo, buscando complicidad en unos ojos. Pero en Madrid no hay tregua para el que llora ni consuelo. Y aún así, el cielo no llora solo. Ahí están, a un tiro de piedra, los que no ven sus lágrimas, los enamorados que se conforman con la luna, los rezagados, los resacosos, los feriantes de la noria, los de las casetas de las tómbolas, el azúcar de las manzanas y de los algodones, un coche con los faros apagados. Ahí estoy yo, apoyada en la inestable estructura metálica de la terraza de un noveno. Al fondo del precipicio un gato solitario vaga de un lado a otro de la acera como si fuera un borracho. Semidesnuda, mi piel siente los escalofríos de un viento que llega helado en esta noche de agosto. Me acurruco sobre mí misma. La madrugada me despertó y ahora pongo todas mis esperanzas en ella. Pero con tantas luces parpadeando al unísono, las estrellas, vanidosas, no quieren salir aquí. Así que cierro los ojos para poder verlas. Imagino su estela al desintegrarse. Me toca pedir un deseo... y pienso en ti y en si tú estarás pensando en mí.
.

11.8.08

buenos días

.
He oído decir a María, a la que he conocido esta mañana, que madrugar mucho le ayudó a tener tiempo para pensar. Quizás por eso mis ojos esta mañana se han abierto a las siete a pesar de ser 11 de agosto. Pero no me lo acabo de creer del todo, más que nada porque nunca he sido mucho de pensar. De hecho, tengo que escribir para saber lo que pienso y ya ves que esta mañana sólo divago acerca del hecho en sí. Sé que seguiré sin sacar conclusiones. En ese aspecto, el de la reflexión, me sigo moviendo en tierra de nadie. Soy más de sentir por sentir, verbo que, de momento, me sigue dejando en el mismo lugar. Dando vueltas, pero sobre mí misma. A efectos prácticos, pienso que ando perdida. Pero, después de todo, hasta eso es pensar, ¿no?
.
.
Coleman Hawkins - And so to Sleep Again
.

10.8.08

camión de mandarinas

.
Nací, pasaron unos años de los cuales no recuerdo nada, aunque dicen los estudiosos que te marcan la vida. Después estuve jugando al LEGO unos 7 años. Un niño ideal. Después estuve otros 5 años jugando al ordenador intensamente, hasta que desperté y empecé a tocar la guitarra, salir, beber, enamorarme, ser heavey, luego grunge, luego popero, y de momento, mensO.
.


Hoy copio y pego de nuevo*, porque me encanta esta autobiografía.
Porque es como mi: "No hay más de lo que ves"
.
*http://www.elmenso.com/


Lo encontré de casualidad, porque anoche me acordé de esta canción.
Por las historias que no hablan de amor.

http://www.youtube.com/watch?v=9Nge-EfdskQ&feature=related
.

8.8.08

perdidos

.
Una duda: mejor veleta o cometa?
Experiencia vivida a las doce horas treinta y seis minutos de la madrugada del miércoles.

Suena el blues de la generación perdida de Amaral.
Me encanta sentarme en el suelo de mi casa y apoyado en la pared escuchar esta canción.
Cuanto más la escucho, más te voy imaginando, diciéndome cosas muy parecidas.
Y sonrío. Y me río. Casi siempre tienes razón.
Soy un puto veleta. Un aprendiz de cometa. Con una vida al revés.
Maravilloso revés

.
.
Hoy me copio*, por las veces que me sucede lo mismo cuando escucho una canción.
Por las veces que pedí que te quedases en Madrid...
y, aunque te quedaste, nada volvió a ser igual.
Por las veces que aún te echo de menos.
Por si fui o soy una veleta.
Por si mi futuro está en el aire y mi vida del revés.
Sin pies ni cabeza.
Patas arriba.
.


video
.

7.8.08

27 años

.


Porque el amor es cosas de dos...
de dos, pero también de momentos, de suerte, de saber esperar, de respeto, de intercambio de opiniones, de largas cartas, de paciencia...
de todo eso y de quererse mucho.
Feliz aniversario!
.

6.8.08

buenos días

.

porque existe otra forma de entender el mundo a ras del suelo

.

5.8.08

.

Esta mañana, nada más levantarme después de no haber pegado ojo en toda la noche, leí algo sobre el miedo que se instala en el estómago y desde ahí él ordena y manda a su antojo; sobre ese cosquilleo interior que te quita el sueño y poco a poco la vida; sobre esa sensación que te hace creer que la cabeza te va a estallar y que, al no poder hacerlo, te agua los ojos y hasta las sábanas. Me reconocí en esa sensación, pero mi general simpleza vital me llevó a interpretar a mi manera: yo no tenía miedo, sólo un horrible dolor de estómago provocado por la ingesta masiva de helado de chocolate belga, droga habitual cuando empiezo a ver la vida de color de hormiga. Ese era el motivo de mi insomnio.
.
Supongo que, a veces, también sucede que esa misma simpleza vital me lleva al autoengaño. Sí, para qué negarlo. Vivo autoengañada en mis felices mundos de Yupi, sonrío porque quizás no sé hacer otra cosa, no pienso más allá porque quizás sea mucho más cómodo, creo en la gente, me enamoro a simple vista y me compran para siempre con un bocadillo de tortilla de patatas y un paseo por Madrid. Cuando todo eso ya no ocurre, lo disfrazo de orgullo, de indiferencia, hasta de azar. Y puede que sólo sea miedo: miedo a las cosas que terminan, a echar de menos, a la nostalgia, pero también a las cosas que llegan, a los cambios, al trabajo, a la búsqueda infructuosa de piso. A la vida.
.
Aún así, prefiero la palabra incertidumbre. El miedo siempre me dio mucho miedo.
.

4.8.08

.
.
Marge, eres mi sueño hecho realidad y te estoy viviendo a diario
Homer Simpson
.

2.8.08

Cuestión de perspectivas

.

Teoría de la relatividad. Principio de incertidumbre
.

1.8.08

.
¿Cuántas cosas existirán sólo porque creemos en ellas?
.